PREJUICIOS O IDEAS PRECONCEBIDAS QUE LAS MUJERES TIENEN SOBRE LOS HOMBRES

Estos prejuicios o ideas preconcebidas son obstáculos que hacen difícil encontrar al hombre ideal a las solteras o valorar al que ya tienen a las casadas. He aquí algunos:

  • “Todos los hombres son iguales”

Este estigma resuena en las mentes de las mujeres que han sufrido varios fracasos amorosos ante hombres que les han sido infieles o las han maltratado psicológicamente.

No es verdad. Hay muchos hombres buenos, deseosos de establecer una relación monógama sin abusos ni traiciones. El problema es que las mujeres que piensan de esta manera se bloquean y atraen precisamente a aquellos que son “iguales” a los anteriores que las hicieron sufrir porque su firme creencia “crea” para ellas la realidad de la que supuestamente quisieran huir.

  • “Si él dice que no respondió mi llamada y/o mis mensajes de texto porque estaba OCUPADO…miente”.

En la mayor parte de los casos, ellos dicen la verdad. A diferencia de las mujeres, la mayoría de los hombres no tiene desarrollada la habilidad de hacer varias cosas simultáneamente y prefiere focalizar en su trabajo cuando está trabajando. El cerebro masculino está más compartimentalizado que el femenino, con centros de información ligeramente más distanciados entre sí (lo que les ayuda a concentrarse bien en una cosa a la vez), por lo que cuando él está en su empleo prefiere no recibir distracciones y su mente no se encuentra vagando y pensando en su mujer a cada rato.

  • “El debiera ADIVINAR lo que siento y pienso con sólo mirar mi rostro y expresión corporal”

Esta es una de las ideas preconcebidas que suelen hacer más daño a la relación. El no tiene ni el sexto sentido ni la intuición femenina ni la inteligencia emocional desarrollada que le permitan jugar a mago. ¿Ya habías escuchado decir que las mujeres tenemos una inteligencia emocional más desarrollada que los hombres? De los 7 tipos de inteligencias ellos destacan en la lógica-matemática y espacial y nosotras en la emocional y lingüística. No le pidamos “peras al olmo” …si de verdad ha hecho o dicho algo que te ha herido, lo mejor será decírselo de manera suave, delicada, pero decírselo.

  • “Si él no quiere hablar sobre el problema es que no quiere solucionar el problema”

Error, error, error. Debido a las diferentes configuraciones cerebrales, las mujeres necesitan solucionar problemas hablando sobre ellos y no se detienen hasta lograrlo. Piensan mientras hablan. El lenguaje produce la lluvia de ideas que necesitan para aclarar sus mentes. Pero los hombres no comparten este método. Por el contrario, ellos requieren callar para pensar, meditar, en silencio, y encontrar la vía de solución de manera más calmada (y a su ritmo, no al de su esposa). De allí que se produzcan desencuentros y que la mujer deba aprender a respetar la necesidad de su esposo de “refugiarse en su cueva” para luego hablar con ella cuando él tenga una solución en mente y la pueda compartir.

Si las mujeres entendiéramos que nuestros hombres no son nuestras mejores amigas, disminuirían los temas y motivos de discusión en el matrimonio.

¡A poner de nuestra parte se ha dicho!

 

Comments

comments

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cart