Escapar para reencontrarse

Cuando las parejas se sienten agobiadas por el tedio que trae consigo la rutina y sobre todo por la costumbre de hacer el amor a la misma hora, en la misma cama, en la misma postura y con la misma falta de imaginación, suelo recomendarles una escapada o getaway, un viaje corto pero significativo. Les sugiero que salgan de casa a buscar el contacto con la naturaleza, algo que les permitirá renovar bríos y esa llama de la pasión que anda tan alicaída.

Recientemente tuve la grata experiencia de visitar Puerto Plata, en República Dominicana, invitada por la Oficina de Turismo de ese país en Miami y gozar de sus bellezas naturales y de la hospitalidad de su gente encantadora, alegre y cordial.

Puerto Plata es un destino turístico altamente recomendable para las parejas, y las familias en general. El encanto de sus playas se ve coronado por montes cubiertos de exuberante vegetación que realzan la hermosura de una naturaleza pródiga y relajante.

Cuando una pareja camina por una tranquila playa de aguas cristalinas y contempla los verdes montes que las rodean, cuando se echa a descansar en la cómoda hamaca de un moderno hotel, cuando degusta las exquisiteces que se ofrecen para comer y beber a cada paso, no puede continuar albergando resentimiento en su corazón. La gratitud y el contento tienen que aflorar.

Las parejas necesitan escaparse para reencontrarse.

Huir del mundanal ruido para poder mirarse a los ojos sin distracciones.

Sonreírse el uno al otro y encontrar una cama diferente en una habitación distinta a la propia para descubrirse sexualmente otra vez.

Caminar sobre la arena sin zapatos para relajar el cuerpo y la mente. Dejarse acariciar por la brisa marina y zambullirse en las templadas aguas del Atlántico. Relajarse para cambiar el estado de ánimo. Tomarse de la mano para entibiar los corazones mientras se contempla el ocaso. Abrazarse bajo la luz de la luna llena y las estrellas. Besarse como la primera vez, con ansias locas de pasión y aventura.

Escaparse a Puerto Plata para sentir el calor de un hermoso país llamado República Dominicana.

Comments

comments

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *